Saltar al contenido

Acoso sexual en el trabajo: las estadísticas

    Estadísticas del acoso sexual en el trabajo

    Mensajes no deseados, llamadas y e mails, regalos, espionaje… En las descripciones de las víctimas estas son las acciones más usuales a las que se ven expuestas las mujeres trabajadoras españolas. Mas también padecen continuamente humor sexista (83 por cien ), piropos y comentarios sexuales (setenta y cinco por ciento ), ademanes o miradas sugerentes (setenta y tres por ciento ), contacto físico (sesenta y siete por cien ) y peticiones e convidaciones de naturaleza sexual (treinta y uno por cien ).

    También cabe señalar que las mujeres solteras y las que trabajan en el ámbito privado tienen más posibilidades de sufrir abuso sexual. En cuanto a rango… los acosos prevalecen más en contratos precarios y en puestos de mando, en el primer caso seguramente por razones socioeconómicas y en el segundo seguramente por una mayor consciencia y demanda.

     

    Son algunos de los datos que hoy queremos resaltar para poner cifras al acoso sexual en entorno laboral en España. Como especialistas jurídicos en la materia, en Plan Igualdad Empresarial sabemos que es una problemática escurridiza, con cierta frecuencia difícil de definir y delimitar. Mas también sabemos a ciencia cierta que está ahí.

    Nuestra primordial referencia es este estudio publicado en 2021 por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, que tiene la ventaja de contemplar otros estudios españoles y europeos anteriores.

    El diecisiete por cien del acoso sexual es en el trabajo

    Partimos de una aseveración de la Macroencuesta de Violencia Contra la Mujer 2019: el cuarenta,4 por ciento de las mujeres de dieciseis años o más residentes en España ha sufrido acoso sexual en algún instante de su vida. Una cifra indudablemente enorme que advierte sobre la extensión del fenómeno del abuso sexual en un sentido general.

    Pero no todos estos casos tienen que ver con el campo laboral. De exactamente la misma encuesta entresacamos más datos: el diecisiete por ciento de esos acosos procedieron de alguien “del trabajo”, y más o menos una tercera parte de ellos tuvieron como protagonista a un superior jerárquico; los dos tercios restantes procederían de otras personas del trabajo (“compañeros” del mismo rango, colaboradores, clientes del servicio).

    Cuando hablamos de casos de acoso continuado (stalking), como resulta lógico las cantidades cambian, mas las proporciones sobreviven. El 15,2 por cien de las españolas lo han sufrido alguna vez, y en el once con cuatro por ciento de los casos los protagonistas procedían de su ambiente laboral.

    Otra referencia la tenemos en estudios europeos con más trayectoria (datos de 2005, 2010 y 2015) si bien menos detalle: en el instante de hacer la encuesta y preguntando por “atención sexual no deseada en el trabajo”, España arroja unos datos de cero con ocho, cero con tres y 1,5 por ciento respectivamente; muy bajo la media europea, pero con una tendencia al incremento meridianamente preocupante.

    Abuso sexual laboral

    Visto desde fuera…
    Las cuestiones planteadas en el Estudio sobre percepción social de la violencia sexual de 2017 son muy reveladoras en cuanto a de qué manera vemos esta realidad “desde fuera”. En el estudio se planteaban distintas aseveraciones y se preguntaba a los encuestados por su grado de acuerdo con ellas. Entre otros interesantes resultados, conseguimos los siguientes:

    La idea de que la mujer provoca el caso de acoso es firmemente rechazada por un ochenta por cien de la población. Tampoco pensamos que se lo invente (75 por ciento ) o lo exagere (60 por ciento ).
    La idea de que es “inevitable” que los hombres coqueteen con las mujeres en sus puestos tiene más dividida a la población: el diez por cien está convencido de ello, mientras el 40 por ciento lo rechaza de plano.
    Si este coqueteo halaga a las mujeres es otra de las áreas grises en las que un gran porcentaje de la población (cara el 30 por cien ) no acaba de agacharse hacia un lado u otro.
    Por otro lado, el veinticinco por ciento de los españoles estamos convencidos de que prácticamente todos los casos de acoso sexual en el trabajo desaparecen cuando la víctima lo pide.

    Los planes de igualdad, mal diseñados

    Llama fuertemente la atención una realidad que señalan las encuestas sobre los planes de igualdad publicados en 2018-2019: por lo general, no contemplan detalles esenciales como las definiciones de abuso sexual y acoso por razón de sexo (setenta y uno y 79 por cien de los casos, respectivamente).

    Más grave todavía, “solo el 10 por cien de los convenios revisados califican el acoso sexual como falta grave o muy grave; en el caso del acoso por razón de sexo ese porcentaje es inferior (tres por ciento )”. Y para acabar, el 74 por cien de los planes no incluye ningún protocolo en caso de acoso.

    Estamos, indudablemente, ante una clara deficiencia de estos planes “pioneros” que sin duda se irá ajustando a derecho en consecutivas revisiones, mas que de momento dejan a las empleadas de la empresa en una preocupante situación de desprotección. 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    ¡Te informamos!